Día del Fresno

Es el más grande y hermoso de todos los árboles. Sus ramas sostienen el cielo y sus frutos son las estrellas, mientras que tres inmensas raíces lo sostienen y sustentan” (Ignacio Abella, La Magia de los Árboles)

El 18 de Febrero comienza, según el calendario arbóreo reconstruído por Robert Graves, el mes celta del Fresno, “Nuin”, la letra “N” del alfabeto Ogham. También según nuestro Calendario de Festividades Paganas.
Este árbol de gran resistencia y fuertes raíces ha sido venerado desde antiguo en la mayoría de las culturas paganas.
Las Melias o Melíades, engendradas por Gea al ser fertilizada por Urano, eran las ninfas de los fresnos en la mitología griega.
Los griegos consagraron el fresno, símbolo de solidez, al dios de los mares, Poseidón, y de su madera construían las lanzas; de hecho según la leyenda la lanza del héroe griego Aquiles, con la que dio muerte a Héctor durante la Guerra de Troya, estaba hecha de la madera de un fresno sagrado. 

El nombre del género “Fraxinus” proviene del griego “phraxis” (seto, cercado) ya que el fresno era utilizado también en la construcción de cercos.

En la mitología nórdica el árbol del mundo, Yggdrasill, es un fresno, en el centro del universo, cuya cobija y cuyas raíces conectan entre sí los nueve mundos existentes en la cosmología nórdica. Colgándose de este fresno cósmico, Yggdrasill, Odín realizó el sacrificio nacesario para llegar a conocer los secretos de las runas.

Para los celtas el fresno fue también un árbol muy venerado y uno de los árboles sagrados de Irlanda . Sus ramas eran utilizadas por los druidas para la fabricación de varitas y lanzas, sus semillas para la adivinación, y se creía que su madera y hojas poseían diferentes propiedades mágicas asociadas a la protección y la buena fortuna.
El fresno, para los celtas, era el máximo representante del ciclo vital de la naturaleza pues es el primero en anunciar el otoño en sus hojas, que se tornan amarillas y doradas y en celebrar la llegada de la primavera, cubriéndose de brotes tempranos. Era un árbol que conectaba el mundo de los hombres con el de los dioses y en la mitología celta conectaba también los tres planos de existencia…Abred, Gwynedd y Ceugant (Pasado, Presente y Futuro).

Según el folclore popular, se cuenta que los palos de las escobas de las brujas estaban hechos de madera de fresno.

En general, los nacidos en el mes del Fresno tienden a poseer una naturaleza dual… por un lado son personas con un gran psiquismo y una gran creatividad, mientras que por otro son muy prácticos y conscientes de la realidad. Compasivos y con una intuición muy desarrollada que les hace percatarse fácilmente de cuando alguien necesita su ayuda, poseen una espiritualidad profunda y con frecuencia, se adaptan fácilmente a todo tipo de situaciones y pese a su aspecto frágil y delicado, debido a su gran fortaleza de espíritu. Se les hace difícil terminar lo que empiezan, pierden fácilmente el interés por todo aquello que no les da resultados inmediatos.

Los nacidos en el mes arbóreo celta del fresno suelen sentirse atraídos por el mar, quizá debido a su naturaleza soñadora e imaginativa, pueden dedicarse a las artes, aunque prefieren estar “entre bamabalinas”, o a la enfermería, la medicina u otro tipo de labores de carácter humano.


Ash Buds


Fuentes:
http://0hijasdelaluna0.blogspot.com
http://wolfs-moon.com/celtictreeoak.html
http://www.picstopin.com/2560/empowerment-trance-dance-and-the-%E2%80%9Cbelly%E2%80%9D-in-belly-%C2%AB-lady-/http:%7C%7Cladynyo*files*wordpress*com%7C2011%7C04%7Cpict0021*jpg/
http://www.thegoddesstree.com/trees/Ash.htm